Luisa, hija de Xicotencatl (el Viejo), Señor de Tizatlán, nació en Tlaxcala México durante el impreio Azteca de Moctezuma II. Fue conocida como Tecuelhuatzín. Cuando los conquistadores españoles llegaron a Tlaxcala en 1521, su padre Xicotencatl la presentó a Hernán Cortés con oro y un ejército de nativos. Cortés la entregó al Capitán Pedro de Alvarado y fue bautizada con el nombre de Luisa. Fue compañera fiel y los dos ejércitos marcharon juntos en las expediciones por México, Guatemala y Perú. En México tuvieron un hijo, Pedro quién murió en la infancia; y el 3 de marzo de 1524 nació en Guatemala su hija Leonor (nombrada en honor a la madre de Alvarado). Ellos vivieron en una casa muy hermosa ubicada en la cuarta calle oriente en esta ciudad. Doña Luisa falleció en dicha casa en 1536 y fue enterrada en la Catedral de Santiago  Catedral de San José La Antigua Guatemala.